Plano Abierto BA: datos abiertos para conocer qué pasa en cada cuadra de la Ciudad

En consonancia con varias iniciativas de Datos Abiertos del gobierno nacional y provincial, la Ciudad de Buenos Aires abrió sus datos sobre constructividad y Desarrollo Urbano. “Plano Abierto BA” es una plataforma online para acceder de manera simple a datos de altura, usos, inspecciones, registros y obras de cada uno de los lotes de la Ciudad.

La elaboración y posterior apertura de estos datos, requieren de la colaboración simultanea de 3 áreas de gobierno: el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte, la Secretaría General y de Relaciones Internacionales y la Agencia Gubernamental de Control de Ingresos Públicos. “Hoy, gracias a esta articulación interna junto unificamos todos los datos en una base consolidada, la cual termina siendo de gran beneficio para poder tener toda la información urbanística actualizada al instante” señala Carlos Colombo, Subsecretario de Planeamiento de la Ciudad de Buenos Aires.

La información provista es orientativa y no vinculante para los vecinos al momento de realizar un trámite ante Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Es decir, es información abierta con el objetivo de ayudar a comprender mejor el nuevo código urbanístico y no es necesariamente exhaustiva o precisa en términos legales.

El sitio integra el Ecosistema de Gobierno Abierto de la Ciudad y permite avanzar en la gestión urbana a través de los datos, buscando abrir el gobierno a los vecinos y potenciar la co – creación y el acceso a la información.

Plano Abierto BA pone a disposición de todos los ciudadanos la información sobre todos los lotes de la Ciudad. Esto es, 319.272 lotes en total, de los cuales el 26% cuentan con protección o preservación del hábitat. Se trata de 30gb de información abierta al público con 2 formas de consulta: por lote o por información agregada de la ciudad.

Antecedentes: mesas de participación y Cooperación Sur- Sur

El proceso de aprobación del nuevo código urbanístico de la CABA involucró varias instancias participativas que convocaron a vecinos, ONG’s, asociaciones profesionales, académicos, comunas, barrios emergentes, y a todos los actores interesados. Este proceso participativo tuvo una duración total de casi 3 años, entre marzo de 2016 y noviembre de 2018 con el objetivo de relevar opiniones en ámbitos legislativos, técnicos y de la sociedad civil.

Entre las diversas actividades de participación, se realizaron 2 rondas de encuentros con vecinos en cada una de las 15 comunas, como así también se hicieron trabajos de participación en los barrios informales. Además se realizaron 6 foros participativos multitudinarios, de convocatoria abierta a vecinos, profesionales, organismos, para presentar las novedades del proyecto.

Así como la discusión y aprobación del nuevo código tuvo la vocación de ser un proceso amplio y participativo, el resultado de la nueva normativa parece seguir esa línea, abriendo los datos y la normativa a una plataforma web de acceso libre de actualización regular. “Tal como habíamos prometido en todas las rondas participativas que realizamos por el Código Urbanístico, hoy tenemos a disposición de cualquier vecino, profesional u organización, esta nueva herramienta abierta e interactiva” señala el arquitecto Carlos Colombo.

Por otra parte, Colombo afirma encontrar en el Plan de Acción Buenos Aires un antecedente igualmente importante: “El desarrollo de PABA toma como inspiración plataformas que visualizan la planificación urbana desarrolladas por ciudades como Londres, Melbourne o Madrid. La novedad del sitio porteño es que toma como base una fotografía aérea totalmente cenital como base del mapa para mostrar la Ciudad de Buenos Aires”.

El Plan de acción Buenos Aires (PABA) es un documento derivado de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cooperación Técnica entre Países en Desarrollo realizada este año en Buenos Aires en el marco de la Conferencia de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre Cooperación Sur- Sur. Este documento ofrece un entendimiento sobre las acciones para construir una asociación mundial para el desarrollo y establece 9 objetivos y 38 recomendaciones en cuanto a la cooperación para el avance técnico de los países en desarrollo. Entre ellas, menciona la capacidad de los países en desarrollo de perfeccionar, absorber y adaptar la tecnología y la pericia requeridas para satisfacer sus necesidades específicas tomando como ejemplo y alianza a las aplicaciones tecnológicas de otros países.

Esta es una herramienta que podría ser tomada de ejemplo para el planeamiento urbano no solo de la Ciudad de Buenos Aires, sino de todo el Área Metropolitana. “Sin dudas creemos que sería una herramienta innovadora y posible de aplicar en una región metropolitana como la de Buenos Aires, donde podamos compatibilizar las normativas y lograr tener esta visión metropolitana” plantea Colombo.

Como en muchas medidas de carácter metropolitano el funcionario recuerda que “se requiere de gran trabajo sobre cada municipio, para que puedan contar con datos urbanísticos en bases georreferenciadas, y así poder unificarlas en una plataforma abierta y accesible a cualquier usuario”.

A qué datos se puede acceder

Conforme a los lineamientos del Nuevo Código Urbanístico de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la apertura de información acerca de ciertos datos específicos, otorga previsibilidad tanto a los vecinos como a los desarrolladores inmobiliarios.

Plano Abierto BA otorga información específica y geo localizada de: líneas de edificación particularizada (si la construcción debe tener un retiro obligatorio), ensanches (si la calzada tiene proyección de ensancharse y la construcción debe tener un retiro), aperturas (si el lote puede estar afectado a una apertura de calle), franjas edificables (dónde se puede construir en el lote) y línea de frente interno (hasta dónde se puede construir en profundidad en el lote), situación actual del lote consultado (datos catastrales, superficie edificada, cantidad de pisos).

Esto permite abrir información urbanística, brinda previsibilidad sobre el desarrollo de la Ciudad pero también facilita la comprensión de las normativas urbanas para sumar transparencia al proceso de desarrollo urbano.

Por otra parte, la plataforma permite navegar los datos del lote propio, de todos los lotes de la ciudad y tener acceso a las fechas de actualización de la información sobre los mismos. También incluye un Glosario con las definiciones de los términos necesarios para navegar y entender cada dato del mapa.

Pero el desempeño de la plataforma de datos abierto también es medible. Al ser consultado por esto Colombo señala: “Desde la Dirección General de Datos, Estadística y Proyección Urbana, trabajamos con diversas herramientas urbanísticas para poder analizar los principales aspectos vinculados esta transformación para el desarrollo de la Ciudad”.

Algunas de estas herramientas son el Índice de Sustentabilidad Urbana (ISU) y el Índice de Desarrollo Urbano (IDU).

Ambos índices nos permiten medir en que escala se encuentra cada barrio de nuestra ciudad en relación a diversas variables como: sustentabilidad, usos, barreras urbanas, desarrollo urbano, espacios verdes, proximidad de bici sendas, caminabilidad, homogeneidad de alturas, calidad de vivienda, equilibrio de usos, etc. “Con estos datos podemos observar los desarrollos de cada zona, comuna, barrio y poder trabajar en torno a corregir estos índices a través de las políticas públicas” declara el Subsecretario.

Por otro lado, con estos datos se elabora mensualmente el informe de dinámica urbana en donde “analizamos indicadores sobre el mercado inmobiliario, obras registradas, obras iniciadas y finales de obra, observando la evolución de las diferentes construcciones y sus características esenciales como destino, tamaño, valor de venta y alquiler”. Además, este índice permite evaluar el desarrollo de los distintos sectores de la ciudad y es un insumo de base fundamental para analizar el contexto urbano en que se insertan los distintos proyectos de obra pública orientados a fomentar el crecimiento económico, contribuyendo a garantizar su éxito.

Complementando a los informes mensuales, también elaboramos un Anuario, dónde se puede realizar la comparativa macro de forma anual.

Tecnología con la que opera

“Desde la Subsecretaría de Planeamiento generamos diversos informes y diagnósticos urbanos dinámicos, gracias a la combinación de modelos tradicionales de análisis de datos con herramientas innovadoras” afirma el titular de la cartera de Planeamiento urbano.

La Dirección General de Datos, Estadística y Proyección Urbana, que integra la Subsecretaría de Planeamiento, es quien provee los análisis y diagnósticos necesarios que sirven de base para generar los avances en materia de planificación urbana y permite publicar datos, estadísticas y estudios urbanos que el área efectúa. Se basa en herramientas de la más alta tecnología para poder apoyar la toma de decisiones y mejorar la gestión día a día.

La plataforma es una combinación de datos abiertos y una fotografía aérea digital que se actualiza trimestralmente.

Según el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte, se realiza mediante una cámara montada en un avión que sobrevuela la Ciudad y obtiene imágenes en alta resolución. Esas imágenes son analizadas por un operador, una computadora equipada con pantalla 3D y software específico. Luego se interpretan las imágenes y se determinan las alturas de los edificios, la morfología urbana, y demás.

El primer vuelo con esta tecnología se realizó en 2009 y se repitió en 2013. Durante 2017 se realizó un nuevo vuelo para actualizar los mapas con una tecnología mucho más precisa, que logra medir cualquier elemento de la Ciudad y del espacio público.

La fotogrametría permitió vectorizar y actualizar el tejido de la ciudad. Como plan a futuro se espera poder visualizar el mapa de la Ciudad en 3D, que permite reconocer cómo está desarrollada y el detalle de las diferentes tipologías edilicias.

Es importante esta nueva herramienta ya que provee una base de información territorial actualizada y precisa, con análisis y diagnósticos urbanos, que dan cuenta de los fenómenos morfológicos, ambientales, sociales y económicos que inciden directamente en el desarrollo urbano y la calidad del hábitat. “Esto permite establecer una línea de base sobre la cual planificar objetivos, medir los resultados y evaluar el éxito de una determinada intervención urbana, convirtiéndose en un instrumento fundamental para el seguimiento y control de su gestión”.

Con el nuevo Código Urbanístico, la regulación desde criterios morfológicos y no desde indicadores cuantitativos, es el cambio fundamental que permite completar el tejido desde una visión de ciudad pensada desde el espacio público, reconociendo la ciudad existente, conservando los valores patrimoniales y preservando su identidad.

Se busca la congruencia entre el espacio urbano y la altura que se desarrolla en espacios privados. Todo esto en el marco de aprobación del nuevo Código Urbanístico para la Ciudad de Buenos Aires y con el intento de que Plano Abierto sea la herramienta de comunicación y fácil acceso al mismo. Así lo explica Colombo: “el nuevo Código Urbanístico se trata de una norma más simple y clara, que elimina las torres sorpresa y los parámetros matemáticos complejos para el cálculo de la constructividad de cada parcela, dónde se regula la altura de las edificaciones dentro del tejido, simplificándolas, y que subsana las antiguas disrupciones morfológicas, que fueron producto de la superposición de diferentes códigos y el fomento a la sustitución edilicia que impulsaba la normativa anterior”.