LA SALIDA NO ESTÁ EN EZEIZA

Finalmente falló la conciliación obligatoria que frenaba el cese de actividades de Aerolíneas Argentinas, y Austral este fin de semana, en base a un reclamo salarial por parte de los pilotos.

75 mil pasajeros afectados fue lo que esto produciría según el Presidente de Aerolíneas, Luis Malvido, quién apuntó a Alberto Fernández por estar atrás de un paro K.

Según sus palabras, el candidato Fernández que se manifestó pidiendo prudencia y llamando al levantamiento del paro, es el causante del atraso salarial producto de la devaluación que realizó el Gobierno de Mauricio Macri, quién está de campaña pero a su vez, se encuentra en funciones.

Para ser claros, las tarifas del rubro aeronáutico están dolarizadas y la devaluación atada a la baja demanda desfinancia por completo las aerolíneas. La empresa Avianca de gran empuje en el 2016, se encuentra con pedido de acreedores en nuestro país, Gol y Latam (la fusión de LAN y TAM) no obtuvieron ninguna mejora e incluso agudizaron su crisis con las “low cost”.

Que así las llaman, pero en realidad el inconveniente no es que sean de “bajo costo” sino a costo de qué lo son. El Estado transformó una base aérea en un aeroparque de empresas privadas que no alquilan el lugar.

Pareciera que la viveza criolla hace que quienes más tienen no paguen y eso lo justifique el medio pelo, en Estados Unidos es conocida la historia de que el mafioso Al Capone fue preso por evadir impuestos, mientras que acá el hecho de evadir impuestos es lo más común entre los miembros de las clases dominantes. Incluidas las empresas aerocomerciales que importó este Gobierno después que hayan fracasado en el mundo. El pelo medio criollo no entiende que en parte, el bajo costo se produce porque no le están pagando el alquiler a ellos, que son el Estado.

Así y todo, Fly Bondi no aguanta sus desmedidas ganas de dejar este país. Las pérdidas van en aumento, y la ruta que le dieron para ir a Río de Janeiro (luego de que se la quiten a Aerolíneas Argentinas) no la está pudiendo hacer.

Se vencen los leasing de tres aviones de AA y todavía no hay plan de reestructuración, con lo cual cada vez habría menos aviones de bandera, y en el medio de eso, Alberto Fernández ve el incendio que será este país post Macri pero la manguera con la que quiere apagarlo recién podrá tener agua después del 10 de diciembre.

Cada vez habrá mayor número de afectados por un paro, y esto no se debe a la cantidad de Argentinos que saldrán de vacaciones al mundo sino a la inminente expulsión de jóvenes, muchos de ellos académicos que buscarán un futuro en otras latitudes.

Para tener un número, la cantidad de pasaportes expedidos por el consulado español en Buenos Aires aumentó el año pasado un 13,8% respecto de 2017. En el primer trimestre de 2019, un 28% más que la misma época del año anterior.
También aumenta la cantidad de pasaportes expedidos por el consulado italiano en Buenos Aires. En 2018 totalizaron un 4,5% más que en 2017 y un 22,1% más que en 2016.

Pero hay un grupo de personas que también planean irse del país, y no son jóvenes ni se caracterizan por ser académicos. Son funcionarios y la palabra correcta sería huir. ¿Será por eso que les molesta los paros de pilotos? De esta manera se entiende más los dichos oficiales, no hay un cese de actividades gremial K culpa de Alberto Fernández; sino que por culpa de Alberto Fernández tendrán que irse y el paro gremial no los hace poder escapar. Pero tranquilos, siempre tendrán Fly Bondi, ¿o no?.