SEMANA MUNDIAL DE LACTANCIA MATERNA 2019

La Semana Mundial de la Lactancia Materna se celebra del 1 al 7 de agosto del 2019 y durante toda la semana habrá actividades en centros de salud y hospitales públicos. Habrá múltiples actividades en hospitales y centros de salud porteños (como en el caso de, para concientizar sobre la importancia de la leche materna como único alimento necesario hasta los 6 meses de edad.

Todos los hospitales realizarán entrega de folletería, desayunos y charlas/talleres en los distintos sectores de internación con las madres.

«La leche materna es el único alimento que el bebé necesita hasta los 6 meses de edad. Luego se van sumando progresivamente diferentes alimentos para complementar la lactancia materna hasta los dos años inclusive. Es importante porque es el alimento más completo y seguro que tiene, ya que tiene la composición justa para las diferentes etapas de su desarrollo», se pronunció el Dr. Oscar Gimenez, doctor del Hospital Zubizarreta de esta Comuna (Nueva York 3952).

Aporta toda la energía y nutrientes que el niño necesita en sus primeros meses de vida y es de fácil digestibilidad para el bebé.

Protege inmunológicamente; ya que rara vez el bebé amamantado presente enfermedades infecciosas y crónicas, digestivas, respiratorias, otitis o alergias. Además, ayuda a reducir la mortalidad del lactante por enfermedades frecuentes en la infancia tales como la neumonía y ayuda a una recuperación más rápida. Aporta protección contra diabetes, hipertensión e hipercolesterolismo.

Permite un mayor desarrollo intelectual, psicomotor, emocional y social, desarrollar una personalidad más segura e independiente, una menor incidencia de desnutrición infantil, muerte súbita, procesos alérgicos y enfermedad celíaca, y una menor incidencia de problemas dentales y malaoclusión.

En tanto que también beneficia a la madre porque causa una satisfacción emocional: sentimiento de autoestima y valoración de sí misma como mujer. Favorece el vínculo madre- hijo, disminución del riesgo de cáncer ovárico y mamario, recuperación física más rápida, mayor espacio entre embarazos, menor riesgo de padecer anemia, menor riesgo de sufrir depresión posparto.

«El pecho no tiene horarios fijos. Tu bebé necesita abrazos, caricias, contacto y teta cada vez que lo pide. Una vez extraída, la leche materna se puede conservar en un recipiente limpio y tapado hasta 8 horas a temperatura ambiente, en el lugar más fresco de la casa o del trabajo; hasta 3 días en la heladera, hasta 2 semanas en el congelador; y hasta 6 meses en un freezer», afirmó el Dr. Gimenez.

La teta es mucho más que el mejor alimento. Es placer, contacto, consuelo y comunicación.
Podés aprovechar la lactancia para mejorar tu alimentación. Incluí en tu dieta frutas, carnes, vegetales, cereales, legumbres, leche y derivados.

También es importante la hidratación: agua, jugos de fruta naturales e infusiones.