BASURAL VERDE

La ONU lo hizo de nuevo. La mano invisible de orden mundial que te apunta con un dedo, y olvida sus responsabilidades.

La activista medio ambiental sueca Greta Thunberg denunció ante las Organizaciones de Naciones Unidas que las políticas que se están ejecutando perjudican a las generaciones venideras.

Es razonable y hasta válido ese concepto, pero en su elocución dijo “yo no debería estar aquí, debería estar en un colegio al otro lado del océano (en Suecia). Me han robado mi juventud”.

Algunas cosas ya comienzan a trastabillar en el discurso, porque pareciera que comienza a ser una discusión cerrada, considerar que el problema de la juventud actual radica en las condiciones que le van a quedar para un futuro, es cuanto menos tener resueltas las cuestiones básicas (comer, escolaridad, tener un techo).

Pero cómo se estaba dirigiendo a la ONU, tranquilamente puede tener un cierto grado de lógica sus palabras. El problema es la denuncia que realizó un grupo de jóvenes encabezados por Greta Thunberg en esa Cumbre: una denuncia ante UNICEF diciendo que existen cinco países que no hacen nada frente al calentamiento global.

Estos países son: Turquía, Alemania, Francia, Brasil, y Argentina.

Estados Unidos, China, y la India que no son los que “no hacen nada” sino en buena medida los causantes de que exista el calentamiento no fueron incluidos en la denuncia.

Parece que se repite la lógica de hace algunos años cuando después de poner bombas en los mares y probar artillería aérea, los países dominantes hablaban de cuidar el medio ambiente, y en Argentina buscábamos desodorantes corporales con la inscripción “no daña la capa de ozono” en sus envases.

En Plaza de Mayo se congregó a las 17.30 del viernes 27 de septiembre, un grupo de activistas bajo la consigna “Friday for future” (viernes por el futuro). Una iniciativa realizada en 160 países con eje en las denuncias de Greta Thunberg.

Un colonialismo cultural grave.

Por decreto, el Presidente Mauricio Macri permitió que nuestro país importe basura. El decreto 591 modificó la Ley de Residuos Peligrosos permitiendo el ingreso de “sustancias y objetos”. Desde el Gobierno dijeron que la reglamentación había quedado obsoleta, y lo que importa la Argentina no es basura sino recursos para ser reutilizados. Caso contrario se frena la producción.

¿Los chicos del “Viernes por el futuro” se manifestarán por esto? ¿Incluirán ese decreto como un argumento para elegir a la hora de votar?

O sabrán que el 21 de febrero de 1972, desde Madrid, el General Juan Domingo Perón redactó el “Mensaje Ambiental a los Pueblos y Gobiernos del Mundo”.

“Creemos que ha llegado la hora en que todos los pueblos y gobiernos del mundo cobren conciencia de la marcha suicida que la humanidad ha emprendido a través de la contaminación del medio ambiente y la biosfera, la dilapidación de los recursos naturales, el crecimiento sin freno de la población y la sobre-estimación de la tecnología, y la necesidad de invertir de inmediato la dirección de esta marcha, a través de una acción mancomunada internacional…”, decía Perón.

No hablaba de cinco países, hablaba del mundo. Y sobretodo de los productores de tecnologías, y naciones superpobladas.

Pero eso no quedó sólo en una carta sino que cuando retorno al poder Perón creó dentro de la órbita del Ministerio de Economía de José Gelbard, la Secretaría de Recursos Humanos y Ambiente, donde nombró a cargo de la química Yolanda Ortíz.

Tiempo después, Ortiz dijo que la voluntad de Perón era poner una mujer a cargo de la Secretaría porque recordaba en Eva cosas que los hombres no podían llegar a hacer.

La primer política que implementó Yolanda Ortíz fue hacer que las empresas debían declarar cuál era el trato hacía los empleados y qué hacían con la basura que generaban. Medida que apuntaban a la mejora del estilo de vida del obrero, y su familia.

Muchos empresarios se molestaron en ese momento, y desde la cartera de Trabajo acusaron de frenar la producción. Como vemos, una excusa recurrente con el paso de los años.

En definitiva, lo que para los suecos, la ONU, los activistas del “Viernes por el futuro” es la ecología y medio ambiente, para el peronismo es la Justicia Social.