EL ENEMIGO INVISIBLE

Ante la llegada del frío, diez consejos básicos para prevenir intoxicaciones por monóxido de carbono frente a las bajas temperaturas, se aconseja revisar los artefactos de gas en los hogares, no utilizar estufas que no sean de tiro balanceado en dormitorios y mantener los ambientes aireados, entre otras medidas.

Debido a la llegada de las bajas temperaturas, existen una serie de recomendaciones para los vecinos a fin de prevenir intoxicaciones por la inhalación de monóxido de carbono, que se origina en la combustión producida por artefactos de calefacción utilizados en ambientes cerrados y que provoca anualmente alrededor de 200 muertes en el país.

La peligrosidad de la intoxicación por monóxido de carbono se debe a que es un gas inodoro, incoloro, insípido y no irritante, que se produce por la mala combustión del gas natural, la leña, el carbón o la nafta.

Los principales consejos para evitar estas intoxicaciones son “revisar por lo menos una vez al año todos los artefactos de gas que tengamos; mantener aireado el ambiente, dejando por lo menos 10 centímetros abierta una ventana; no utilizar estufas que no sean de tiro balanceado en ambientes en los cuales vamos a dormir; no utilizar carbón para calefaccionar y si lo utilizamos dentro de la casa airearla y retirarlo cuando nos vamos a dormir y si vamos a encender un automóvil dentro de un garaje siempre es fundamental que el garaje también esté ventilado, porque nos podemos contaminar en esa situación”.