CERRÓ EL AÑO LEGISLATIVO

La Ciudad de Buenos Aires cuenta con una Ley que tiene por objetivo prevenir y sancionar el acoso sexual en espacios públicos. También la Legislatura porteña aprobó una medida que afecta directamente a los usuarios de gas.

La Ley promulgada refiere tanto al acoso verbal o físico, cuando hostiguen, maltraten o intimiden y que afecten en general la dignidad, la libertad, el libre tránsito y el derecho a la integridad física o moral de personas, basados en su condición de género, identidad y/o orientación sexual.

Las conductas que entran dentro de esta norma son: Comentarios sexuales, directos o indirectos al cuerpo, fotografías y grabaciones no consentidas, contacto físico indebido u no consentido, persecución o arrinconamiento, masturbación o exhibicionismo, gestos obscenos u otras expresiones.

Se incorporó al Código Contravencional de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en el artículo 65 BIS. «Quien acosare sexualmente a otro, en lugares públicos o privados de acceso público, siempre que el hecho no constituya delito, es sancionado con dos (2) a diez (10) días de trabajo de utilidad pública, multa de doscientos ($ 200) a un mil ($ 1.000) pesos.”

Además, en otro tema, teniendo como objeto al usuario por iniciativa del diputado Sergio Abrevaya (GEN) se sancionó sobre el cierre del 2018, la norma que establece que en la Ciudad de Buenos Aires, las empresas que prestan el suministro de gas no podrán exigir adecuaciones a nuevas regulaciones que impliquen modificaciones edilicias a cada unidad habitacional para lo cual deban cortar el servicio, salvo que fuera necesario por instalación riesgosa y defectuosa.

El objetivo de esta regla es que no haya más vecinos porteños perjudicados por la excesiva demora en la reconexión del servicio de gas ocasionado por las reparaciones de pérdidas o fugas en el fluido de gas.