“PREPARADOS PARA EL 2019”

La entidad gremial que encabeza Carlos Minucci finalizó el año con una serie de actos que en su conjunto simbolizan lo que fue el 2018: una asamblea en la que el trabajador se hizo escuchar en contra del ajuste; luego una gran movilización para que las empresas de energía escuchen los reclamos; y por último cerraron con un encuentro en la Casa del Jubilado (inaugurada este año) mostrando fortaleza para afrontar lo que viene.

En la asamblea general celebrada en la sede de la UOM, la familia trabajadora de la Asociación del Personal Superior de Empresas de Energía (APSEE) rechazó la precarización laboral propuesta por las empresas, y avaló la lucha para recomponer su situación salarial y laboral.

En un contexto inflacionario las empresas del sec­tor energético se niegan a negociar paritarias que permitan recomponer el poder adquisitivo de los trabajadores. Por eso, la entidad gremial convocó una movilización a las oficinas de la Empresa ENEL y su controlada EDESUR (San Jo­sé 140) en defensa del Servicio Público y de las paritarias.

Carlos Minucci, secretario general del gremio explicó “de esta manera empezamos un plan de lucha, porque las empresas tienen que entender que esto no da para más y que no vamos a permitir que los trabajadores sigamos pagando la crisis junto con los clientes que abonan las tarifas. Todo esto ocurre en un marco sin inversiones ni mejoras en los recur­sos laborales”.

Cientos de empleados y vecinos (más de quinientos según datos de la policía) se congregaron a la espera del acto que encabezó la conducción de APSEE.

El reclamo surge de un acuerdo incumplido, es que las empresas habían prometido actualizar salarios y finalmente no lo hicieron argumentando no tener plata para pagarlos.

A las exponenciales ganancias que tienen y la vista gorda gubernamental que no les exige inversiones, dando como resultado altas tarifas y malos servicios, se le suma el caótico momento del año y el dificultoso verano, en donde ya anticipan desde el gremio que será de cortes permanentes porque el estado de las empresas es terminal.

No obstante, Minucci dijo “trataremos de no ir a un conflicto que afecte a los usuarios porque si hoy vamos con los clientes a gritar juntos no queremos perjudicarlos con un paro. Buscaremos los mejores métodos para poder lograr los objetivos; del trabajador: que tenga un salario digno; y del cliente: que tenga un mejor servicio”.

Pocos días antes de entrar en esta año, APSEE realizó un evento en la Casa del Jubilado que inauguró recientemente en el barrio porteño de Mataderos. Allí, el secretario general de la entidad gremial cerró argumentando que iban a entrar en un año muy difícil, pero sin embargo “generamos una bisagra en la historia de la Institución, con la defensa de los trabajadores, con la participación más activa en los medios sindicales, con nuestra elevación patrimonial donde queda demostrado que el aporte de los afiliados vuelve a ellos, y por eso tenemos una Asociación digna y preparada para afrontar lo que se venga en el 2019”.