PELIGRO EN LOS COLEGIOS PORTEÑOS

El lunes pasado el Jardín Maternal Nº 15 del Distrito 19 en el Barrio Fátima de Villa Soldati fue noticia porque se incendió un poste de luz y con el siniestro se detectaron fallas graves en el sistema de evacuación.

La noticia cobró relevancia porque sucedió días después de la tragedia en la escuela 19 de Moreno, en la que murieron la directora y un auxiliar tras la explosión por un escape de gas.

El jardín maternal en cuestión funciona en el Barrio Fátima, en Villa Soldati. La falta de vacantes es uno de los problemas más agudos del sistema educativo de la ciudad, que se profundiza mucho más en el ciclo inicial y en la zona sur de la ciudad. Esta problemática llevó a que los vecinos reclamaran que, en el marco del programa de urbanización de villas que lleva adelante el Instituto de la Vivienda de la Ciudad, se construyera un jardín maternal con cuatro salas, que se abrió en el barrio en 2014 y que tiene una matrícula de 100 niños que van desde los 45 días hasta los 3 años de edad. Hasta ahí la historia de su construcción.

El año pasado, la Auditoría General de la Ciudad visitó este jardín en el marco de un proyecto de trabajo sobre infraestructura escolar en el nivel inicial.

Las observaciones fueron contundentes:

-Hay filtraciones en el techo de la sala de 3 años (está clausurada y con un sector apuntalado) y en la circulación.
-Los 3 patios descubiertos están en desuso por la invasión de arácnidos.
-No tiene alarma anti-robo, y las rejas colocadas en las ventanas son endebles y están fijadas con tornillos. Han tenido episodios de robos, en los que se llevaron splits (aire acondicionado) y artefactos de iluminación.

En el edificio principal:

-Las aulas son de dimensiones reducidas, no permiten grupos de más de 15 niños, y no tienen sector de cambiador.
-El sanitario de discapacitados es usado como depósito y el único baño de adultos (1 inodoro y 1 lavabo), es usado por 17 personas (por turno).
-La instalación eléctrica está sobrecargada, motivo por el que saltan las llaves térmicas con frecuencia.
-Los revoques de las paredes de todo el edificio tienen ampollas que hacen que se desprenda, junto con la pintura.
-Hay un termotanque eléctrico dentro de un armario, dentro de la sala de 3 años.

Aunque resulta paradójico, hay una empresa a la que el gobierno contrató para que se encargue del mantenimiento de esta escuela. La contratación se hizo a través del Plan Sigma (Sistema Global de Mantenimiento Preventivo y Correctivo de las escuelas) un dispositivo con el que el Gobierno de la Ciudad tercerizó el mantenimiento de las escuelas de la ciudad en el año 2010 y que ha sido objeto de muchos cuestionamientos por parte de la comunidad educativa.

La empresa contratista para mantener el jardín de Fátima es Mejores Hospitales, una de las “contratistas estrella” que desde hace años se queda con jugosos contratos de mantenimiento en escuelas y hospitales de la ciudad, y que, más allá de las deficiencias y los reiterados incumplimientos de los pliegos, vuelve a presentarse a nuevas licitaciones y a quedarse con nuevos contratos.

En abril de este año la Auditoría porteña volvió a la escuela 15 de Fátima en el marco de un nuevo informe que está en pleno proceso de construcción.

El incendio de esta semana por una sobrecarga eléctrica (falencia que ya había sido detectada e informada en 2017) no permite esperar un informe mejor que el que citamos más arriba.

Los problemas de planificación, la mala construcción, los pésimos materiales y el deficiente mantenimiento han hecho que, tan solo 4 años después de su inauguración, el estado edilicio del jardín sea un concierto de deficiencias y una muestra cabal de cómo funciona en la CABA el doble estándar, nunca explicitado pero siempre presente, que organiza políticas públicas de diferente calidad dependiendo del sector social al que se dirijan.