PREVENIR LA ALERGIA

Con la primavera crecen los cuadros provocados por factores ambientales, entre otros. Para no tener que ir al hospital por este tema, existen los Centros de Salud Nivel 1, el más cercano es el de Floresta.

 

La alergia es una reacción de hipersensibilidad a una sustancia particular que si se inhala, se ingiere o se toca, produce síntomas característicos. Es una respuesta anormal, inadaptada y exagerada del organismo a sustancias que comúnmente son bien toleradas. Los síntomas principales son estornudos, picazón de nariz, falta de aire, tos, picazón de ojos, prurito o ronchas y urticarias.

 

«Si bien las cifras no son exactas, a través de estudios que se hicieron se calcula que el 10% de la población de la Ciudad de Buenos Aires es alérgica», apuntó el Dr. Dario Colombaro (MN 65951), jefe del servicio de Alergia del Hospital Argerich y Coordinador de la Red de Alergia y Asma de los hospitales porteños. Entre ellos, «el mayor porcentaje se lo lleva la población pediátrica», continuó.

 

Existen distintos tipos de alergias. Las más frecuentes son a los ácaros del polvo doméstico, a alimentos, a las picaduras de ciertos insectos, a los animales, a los hongos y a los metales (principalmente al níquel, presente en casi todos los metales considerados no nobles) y, sobre todo en ésta época del año, al polen (polinosis).

 

Una vez detectado y diagnosticado el alergeno (sustancia que provoca la reacción) existen tratamientos que, si se cumplen según la prescripción médica, son muy eficaces. Pero ¿qué pasa ante una crisis alérgica o cuando la persona aún no sabe que es alérgico ni a qué? La respuesta más acertada es acudir siempre a un profesional. Para eso, además de la red de hospitales públicos, la Ciudad de Buenos Aires cuenta con Centros de Salud Nivel 1.

 

Estos centros implementan programas de atención y prevención en conjunto con la comunidad, según los principios de la atención primaria de la salud. Están conformados por equipos interdisciplinarios que brindan atención médica y de enfermería, entre otros servicios. También se aplican vacunas y se entrega, en forma gratuita, medicamentos necesarios para los tratamientos indicados y leche en polvo para embarazadas y niños menores de 6 años como refuerzo nutricional.