“EL GOBIERNO DE LA MENTIRA”

El referante de Camioneros, Octavio Argüello, sostuvo que el paro fue contundente por el impacto que siente el pueblo ante las políticas recesivas del Gobierno. Además, el apoderado del CET (Partido por la Cultura, la Educación, y el Trabajo) explicó la situación que viven los trabajadores del sindicato con la traba impuesta por el Ministerio en el acuerdo paritario.

¿Cuáles son las conclusiones que le dejó el paro general?
No acostumbro a ver los paros como exitosos o no, porque si llegamos a esa medida significa que no la estamos pasando bien. Hubo una manifestación clara de la sociedad a través del reclamo, más allá de lo que el Gobierno quiera difundir, hubo negocios que cerraron y no por el paro de transporte ni por golpistas sino porque estamos en un problema económico muy serio. Me da preocupación un oficialismo que desconoce cuánto valdrá el dólar, o que no haya meta de inflación.

Fue uno de los requerimientos del Fondo Monetario Internacional…
La confiabilidad que tiene el mundo en este país es de u$d 15 mil millones, y no de u$d 50 mil millones porque esa cifra te la dan si haces los deberes. Nos estamos empeñando, escuche burradas como los que dicen que el mundo comienza a confiar en nosotros. Estamos en el Gobierno de la mentira. Si bien es imposible llegar a un acuerdo social con los que entregan el país creo que cuando este Gobierno se vaya tendrá que existir ese tipo de pacto entre el pueblo y los futuros mandatarios porque vamos a necesitar salir de la bancarrota.

¿Piensa que eso sucede por una falta de modelo productivo?
Hacia el futuro esto se profundiza, y en el horizonte tenemos un diciembre. Nadie quiere que al Gobierno le vaya mal, y no lo digo por golpista sino porque son ellos quienes decidieron alejarse del pueblo. La gente no se queda cruzada de brazos cuando le arrebatan lo que les es propio. No existe un cheque en blanco, en eso se equivoca el Ejecutivo, que cuenta con un gran blindaje mediático. Considero igualmente que no se puede esconder todo debajo de una alfombra.

¿En qué consiste el acuerdo paritario de Camioneros?
Nosotros no somos empleados estatales. El Ministerio tiene que tomar visto y homologar el acuerdo paritario entre la cámara empresarial y nosotros, para dar carácter de Ley. No puede opinar, salvo que el Gobierno aclare que no hay más paritarias y que volvemos como en tiempo de los militares a los decretos. Lo que arreglamos con la cámara empresarial fue un 25 por ciento de aumento, con un bono con el que llegaríamos al 28 por ciento, más una cláusula de rescisión porque la inflación aumenta de forma desmedida. Acordamos por un número y nos fuimos contentos, ahora vemos que nos quedamos cortos. Si no nos pagan lo que acordamos llegaremos a medidas de fuerzas.

En el mes del Mundial ingresó el proyecto de la reforma laboral en el Parlamento, ¿Qué implica esto en la vida del trabajador?
Ninguna reforma laboral es favorable a los trabajadores, y menos aún cuando actualmente tenemos una norma con asignaturas pendientes. En diciembre del año pasado nos opusimos a la reforma y por eso fue que nuestro gremio resultó tan atacado, sobre todo por la diputada Graciela Ocaña, “la hormiguita”, que hoy es enjuiciada por descubrir que ocultaba cosas en su cueva de hormigas y llamativamente no sale más en los medios, eso hay que decirlo. Me molesta los dueños de la moralidad con bragueta abierta.

¿Qué papel juega la oposición en este momento?
No está a la altura de las circunstancias, no hay que ver un candidato sino pensar en un proyecto. Hay que mostrarle a la sociedad que no son ellos o nada, estamos nosotros y somos muchos pero hay que dejar la mezquindades de lado.