“LA AUDITORÍA ES EXITOSA POR SU CALIDAD HUMANA”

El Auditor General de la Ciudad de Buenos Aires, Dr. Jorge Garayalde, habló sobre su gestión al frente de la Comisión “Asuntos Financieros Contables” encargada de dictaminar sobre la Cuenta de Inversión de los fondos públicos.

¿Cuál fue el camino que recorrió hasta la Auditoría?

Con la crisis acontecida en nuestro país durante el año 2001, decidí comenzar a participar en política acercándome al partido Recrear para el Crecimiento. Yo soy abogado y ejercí la profesión de manera privada como titular de mi estudio jurídico durante varios años.

Tras haber sido asesor legislativo y secretario parlamentario de la hoy Senadora Marta Varela cuando era legisladora en el parlamento porteño, fui electo por el vecino de la Ciudad para ser Diputado en la Legislatura en el 2007, desde el PRO fui ungido como presidente de la Comisión de Turismo y Deportes. Tuve una destacada participación política en distintos foros. Fue un orgullo para mí, ser reelecto cuatro años más tarde. En este segundo tramo consecutivo ejercí la presidencia de la Junta de Ética, Acuerdos y Organismos de Control.

También, en la elección del año 2015 fui candidato a Diputado Nacional por la Ciudad de Buenos Aires por Cambiemos. Fue un verdadero orgullo para mí.

 

¿Por qué motivo considera que fue elegido para integrar la Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires?

La experiencia legislativa en la Junta de Ética me posicionó como candidato inobjetable para el cargo de Auditor General de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a propuesta del PRO.

Durante cuatro años había articulado el vínculo de la Legislatura Porteña con la Auditoría y coordiné la aprobación legislativa de los planes anuales de Auditoría, poniendo en conocimiento de las distintas comisiones parlamentarias la documentación generada en el período. Trabajé en conjunto con un equipo muy sólido en esta tarea y la verdad es que los resultados fueron impecables.

 

¿Qué otras actividades realizó desde la Junta de Ética?

Llevamos adelante el análisis para la designación de autoridades de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, el Ente Regulador de Servicios Públicos de la Ciudad, la Procuración General de la Ciudad, el Banco Ciudad y el Consejo de la Magistratura.

También analizamos y sugerimos dictamen para nombramiento en la Justicia de la Ciudad: Jueces, Fiscales, Defensores y Asesores Tutelares.

 

¿Cómo se siente con esta nueva función en la que lleva dos años?

Me reconforta saber que desde mi rol puedo ejercer el control externo del Sector Público, para que todos tengamos que rendir cuentas a la sociedad en relación a cómo estamos trabajando para ellos.

El Colegio de Auditores del que formo parte tiene un compromiso ético profundo con la función y con el cumplimiento de la “Normas Generales de Auditoría Pública”. Y por otro lado, en estos años, reconozco que he encontrado un gran espíritu de colaboración por parte de los distintos ministros del Ejecutivo y de los funcionarios a cargo de dependencias y programas. Es evidente que facilitan nuestra tarea y que tienen la coordinación y las directivas pertinentes del Jefe de Gobierno Porteño.

En lo personal asumí la presidencia de las comisiones Asuntos Financieros Contables, Asuntos Legales, la Unidad de Auditoría Interna y la comisión especial de ACUMAR.

Quiero detenerme en Asuntos Financieros Contables ya que es la encargada de “dictaminar sobre la Cuenta de Inversión de los fondos públicos” según el art. 135 de la Constitución de la Ciudad y el art 136 de la Ley 70 de Control del Sector Público de CABA.

La Cuenta de Inversión compete a la gestión del Ejecutivo e incluye entre sus contenidos centrales nada más ni nada menos que: ejecución del presupuesto de recursos y gastos, evolución de los créditos presupuestarios, movimientos y situación del tesoro, endeudamiento de la Ciudad, estados contables de los entes públicos, grado de cumplimiento de los objetivos y metas previstos en el presupuesto, informe sobre el comportamiento de los costos, indicadores de eficiencia de la producción pública e informe sobre la gestión financiera consolidada.

 

¿Cómo encontró la AGCBA al momento de asumir?

La verdad que muy bien en general y con algunos procesos que mejorar. Una de las tareas que tenemos por delante es la digitalización completa de archivos, ya que necesitamos un acceso operativo y simple hacia los avances de los distintos informes de auditoría. Luego del relevamiento que realizamos cuando asumí el cargo de Auditor General, evaluamos la necesidad de estar en sintonía con los organismos que auditamos, en lo que se refiere justamente a sistemas, procesos, y modernización de la gestión.

Un tema de extrema importancia, y que logramos concretar en el mes de mayo, fue el cambio de instalaciones, ya que nos mudamos a un edificio propio en el barrio de Balvanera. Este fue un gran desafío que decidimos al asumir la gestión y hoy es realidad. El edificio está dispuesto y equipado para las tareas de auditoría.

 

¿Cómo se conforma la Auditoría de la Ciudad?

La Auditoría General porteña se constituye por mandato de la Constitución de la Ciudad. Se determina que debe ser un cuerpo colegiado integrado por siete miembros con igual rango. No obstante se establece una presidencia de uno de los miembros que debe ser propuesta por la oposición de acuerdo a la representatividad parlamentaria. En nuestro caso la presidencia está ejercida por el Frente para la Victoria. Y de los seis restantes, tres estamos por el bloque PRO, uno por la Coalición Cívica, otro por Evolución y el restante por el Bloque Justicialista.

 

¿Qué actividades realizan desde la AGCBA?

La misión fundamental de la Auditoría es realizar informes mediante una serie de métodos de investigación y análisis para producir una revisión profunda de la gestión pública. Esta evaluación es efectuada por nuestro personal, que debo aclarar es de excelencia tanto en lo profesional como en lo humano. Contamos con especialistas de primera línea con mucha rigurosidad administrativa y técnica. Gracias a esto podemos realizar nuestra tarea, y lo que es más importante, propender a mejorar la función ejecutiva en la esfera pública.

La auditoría pública es un organismo que evalúa programas y metas alcanzados por las dependencias de los tres poderes del Estado, con el propósito de determinar el grado de economía, eficiencia, imparcialidad, honestidad y apego a la normativa con que se prestan los servicios a la comunidad y la buena administración de los recursos públicos.

En este sentido, la planificación inicial de la AGCBA es llevada a cabo por las Direcciones del organismo, enfocados en el concepto de auditoría integral abarcando aspectos presupuestarios, económicos, financieros, patrimoniales, informáticos, legales y de gestión. Luego, el Plan Anual de Auditoría se determina en el Colegio de Auditores y se envía anualmente a la Legislatura para su aprobación por resolución.

 

Para finalizar, Garayalde puntualizó que “la AGCBA es una Institución que debe convertirse, a lo largo de su trabajo cotidiano, en un órgano de referencia por su calidad y excelencia orientada a medir resultados, con el objeto de mejorar la eficiencia y transparencia de la gestión pública, propendiendo a constituir una cultura de rendición de cuentas”, y agregó “Nuestros informes deben ser tan precisos y ricos como para que dejen huella, y sean capitalizados por cada dependencia para mejorar la gestión”.