ADITORIA JUNTO A LAS FÁBRICAS RECUPERADAS

El objetivo de la reunión fue consolidar una agenda de trabajo junto al sector trabajador de las pequeñas y medianas industrias de la Ciudad en el marco de la grave crisis que afrontan, según lo que dijeron los dirigentes allí presentes.

 

“La idea del encuentro es generar una mesa y empezar a trabajar en cada uno de los problemas”, afirmó la Presidenta de la Auditoria porteña, Cecilia Segura tras el encuentro.

 

Empresarios textiles, de alimentos, productores de insumos industriales, de maquinarias, de servicios, comerciantes, de software y de servicios educativos, entre otros, e integrantes empresas recuperadas de la ciudad contaron, ante la atenta mirada de los funcionarios porteños, las penurias que están viviendo.

 

“El brutal aumento de tarifas, la apertura de importaciones y la caída del consumo por la baja de la actividad económica están afectando muy fuerte a la industria, principalmente a las Pymes”, afirmó Segura durante la reunión, y agregó: “Muchos de los empresarios con los que hablamos nos plantearon mucha preocupación porque si la política económica sigue este rumbo van a tener que cerrar, y son empresas que han sido levantadas por varias generaciones, cuentan con trabajadores muy calificados y han desarrollado mucho su capacidad productiva en últimos años”, completó.

 

Por su parte, el Defensor Adjunto, Gabriel Fuks se refirió a la situación de emergencia por la que están pasando muchas empresas: “Estamos trabajando en un tema que es de absoluta emergencia que es el aumento de las tarifas y cómo está impactando en las Pymes y en las empresas recuperadas. Hemos visto casos de empresa recuperadas tras las crisis de 2001 a las que se les sacó el subsidio que tenían y además les vinieron unos aumentos que han hecho imposible el pago y en consecuencia les han cortado la luz”.

 

“No enorgullece habernos encontrado con empresarios pyme que tiene la vocación de aportar al desarrollo de la producción y el trabajo argentino y al mismo tiempo estamos muy preocupados por la situación económica que todos estamos sufriendo pero que en particular impacta sobre este sector que es uno de los principales generadores de trabajo. Esto nos obliga a juntarnos y armar una agenda común para dar respuesta”, agregó Fernando Barrera, unos de los directores del Ente Regulador de los Servicios Públicos.

 

A su tiempo, el titular de Empresarios para el Desarrollo Argentino, Leo Bilanski, manifestó su satisfacción por el encuentro: “Estamos muy conformes porque se abrió una instancia de diálogo institucional. Entendemos que se está creando una tormenta perfecta en el sector a partir de las políticas que agreden nuestra supervivencia en el mediano plazo y pensamos que el diálogo es el camino para encontrar soluciones. Las pymes tienen centralidad porque son grandes empleadoras de mano de obra formal, de modo que, que las Pymes estén o no incluidas en un proyecto de país y de ciudad cambia la matriz laboral de la sociedad”.

 

En el cierre, Cecilia Segura, volvió sobre la necesidad de producir una respuesta colectiva: “La iniciativa individual para desarrollar una empresa es muy importante pero solo es posible si existen las condiciones sociales y económicas para salir adelante. Hay cerca de 600 mil pymes en el país, por lo tanto nuestra fuerza se hará visible si nos juntamos, organizamos y planteamos cuestiones en común. El discurso del “sálvese quien pueda” que pregona Macri, que en 8 años como jefe de gobierno nunca pronunció la palabra industria, no es una salida para las Pymes”.