MEMORIA Y RESPETO

La conmemoración del Día de los Veteranos y Caídos en Malvinas de este año fue diferente, ya que por suerte 90 argentinos enterrados en las Islas pudieron ser identificados con sus nombres, reemplazando así la placa que decía “Soldado Argentino, sólo conocido por Dios”.

El 2 de abril de 1982, tropas argentinas desembarcaron en las islas Malvinas con el fin de recuperar la soberanía que en 1833 había sido arrebatada por fuerzas armadas de Gran Bretaña. A pocos días del desembarco y toma de las islas por parte de la tripulación argentina, la entonces primera ministra de Inglaterra, Margaret Tatcher, envió una fuerte dotación de militares ingleses para dar respuesta y desplazar a la milicia argentina.

 

El conflicto bélico resultó ineludible. Si bien fue corto, duró alrededor de dos meses y medio, tuvo resultados contundentemente trágicos: 649 bajas argentinas y más de 500 suicidios motivados por secuelas y traumas de posguerra.

 

El desalentador escenario político, social y económico que Argentina protagonizaba en ese entonces, funcionó como principal motivación para que la dictadura cívico-militar decidiera, de forma apresurada y sin mayores estrategias militares, realizar un acto patriótico y heroico que mejorara su imagen como gobierno. Sin embargo, el fracaso y derrota de las tropas argentinas deterioró aún más su imagen.

 

A grandes rasgos, la realidad de la guerra de Malvinas no fue otra que la de una clara desventaja de la milicia argentina frente a las fuerzas inglesas, que estaban mejor preparadas y contaban con un armamento superior en fuerza. Nuestros soldados, jóvenes que fueron alistados de forma obligatoria y otros que lo hicieron voluntariamente, fueron mantenidos en precarias condiciones durante los meses en que se produjo la guerra. La falta de comida, de armamento, de comunicación, de directivas claras y coordenadas precisas, fueron moneda corriente para una misión de semejante calibre.

 

En noviembre del 2000, a través de la Ley 25.370, el día 2 de abril fue declarado Día de los Veteranos y Caídos en Malvinas en homenaje a todos los combatientes caídos y los sobrevivientes de la guerra de Malvinas y sus familiares.

 

Familiares de caídos en la Guerra de Malvinas visitaron el cementerio de Darwin, donde se colocaron las placas con los nombres de los 90 soldados que lograron identificarse en el marco de la tarea humanitaria conjunta entre la Argentina, el Reino Unido y la Cruz Roja Internacional.

 

En un viaje histórico y en medio de una profunda emoción, el grupo de 214 familiares y autoridades del Gobierno arribó a las 6:30 al archipiélago y se dirigió al cementerio para finalizar, 36 años después, el proceso de identificación de los soldados sepultados que hasta el momento no tenían nombre.

 

Allí, tuvo lugar una ceremonia religiosa y militar para homenajear a los caídos y se reemplazaron las placas que decían «Soldado sólo conocido por Dios» por las que contenían los nombres de los 90 que pudieron ser identificados de las 121 tumbas (y 122 cuerpos) que fueron exhumadas.

 

Del viaje participaron, entre otros, el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj; la presidenta de la Comisión de Familiares de Caídos, María Fernanda Araujo; y el militar inglés Geoffrey Cardoso, quien fue el encargado de construir el cementerio -donde hay 230 tumbas en total- y sepultar a los soldados argentinos tras el conflicto bélico de 1982.

«Era algo que la sociedad se merecía», resaltó Avruj en conferencia de prensa tras la visita a Malvinas tras recordar que esta iniciativa de reconocimiento de los cuerpos enterrados en Darwin sin identificar «comenzó en el gobierno anterior».

 

El secretario lamentó «la sordera del Estado» durante más de tres décadas y señaló: «Fueron muchos años de reclamo de los familiares esperando una respuesta».

 

En tanto, el gobierno británico de las Islas resaltó el trabajo conjunto con la Argentina en la organización del viaje y consideró que fue «un ejemplo de buena voluntad entre ambas partes».

 

En un comunicado, definieron la visita del grupo de familiares como «histórica» y evaluaron que «demuestra lo que se puede lograr con buena voluntad de ambas partes».

 

Actualmente, la disputa por estas tierras se realiza de manera diplomática y forma parte de las agendas en cumbres presidenciales en las que varios países latinoamericanos y del mundo adhieren al reclamo argentino por la soberanía sobre las islas Malvinas.

 

Los 36 años que se cumplieron este lunes del comienzo de la guerra de Malvinas pasaron en gran parte desapercibidos en los medios de comunicación del Reino Unido.

 

Sin embargo, cabe señalar que desde ese lado se conmemora el día de la rendición argentina y la consecuente victoria británica, el 14 de junio, y no la reconquista argentina de las islas como en nuestro país.

 

Los isleños, por su parte, la cuenta de Twitter @falklands-utd, considerada la más representativa de los kelpers, tuiteó «En este día hace 36 años nuestras vidas cambiaron para siempre». Como suele ocurrir, a pesar de lo respetuoso del tuit, en sus comentarios se suscitó un debate encarnizado entre otros usuarios.

 

En tanto, el diario The Independent publicó una nota con el título «Aniversario de la Guerra de las Falklands: Por qué Gran Bretaña entró en un conflicto armado con Argentina por esas islas barridas por los vientos». En la misma hace un relato informativo de las circunstancias (más que nada las necesidades políticas de sus respectivos gobernantes) que llevaron a los dos países a hundirse en un baño de sangre.

 

La nota incluye un video de los familiares argentinos en el cementerio de Malvinas visitando las tumbas de sus parientes muertos en la guerra y que fueron recientemente identificados.