“QUEREMOS UNA POLICÍA CERCANA A LA GENTE”

Martín Ocampo, Ministro de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, explicó que tiene el gran anhelo de consolidar una fuerza transparente, y honesta. Para ello, apuesta al vínculo con el vecino y a la profesionalización de la nueva Policía de la Ciudad.

¿Qué balance hace de estos primeros pasos que está dando la Policía de la Ciudad?
Hoy podemos decir que contamos con una nueva fuerza de seguridad democrática y al servicio de la comunidad, que está realmente presente para los vecinos en todos los barrios de la Ciudad. Son 25 mil efectivos a los que estamos dotando del mejor equipamiento disponible, tecnología de avanzada y una capacitación permanente, porque queremos una Policía cercana a la gente, con vocación de servicio, transparente y honesta.


Se habló en un comienzo de la puja interna entre policías de la Metropolitana y de la Federal, inclusive llegó a tener amenazas hacia su persona, ¿Cuál fue su reacción?

A través de un diálogo permanente con todos los involucrados, dejamos en claro que el traspaso en ningún caso implicaría una merma en los derecho y evacuamos las dudas. Los puntos salientes fueron el sistema previsional, el sistema jubilatorio, los beneficios de la obra social, el salario y los escalafones. Asimismo, recalcamos fuertemente que la transparencia seríar uno de los pilares de la nueva fuerza, es decir, que íbamos a tener tolerancia cero con la corrupción. Como parte de este cambio creamos una Oficina de Transparencia y Control Externo, que recibe las declaraciones juradas de los policías y asume las tareas de lo que antes se denominaba “Asuntos Internos”. Lo destacado de esta oficina es que está a cargo de civiles. Quedó atrás la época en la que los policías eran controlados por policías.

Se viralizó no bien se dio esta unión, a un grupo de suboficiales que en clara alusión a presionarlo, viralizaron un video en el que arrojaban un petardo a una foto suya. ¿Qué medidas se tomó para con los que participaban en el video?
Si bien se trató de un incidente aislado, fue realmente lamentable.En primer lugar, los agentes involucrados fueron inmediatamente separados de sus cargos y se les inició un sumario administrativo por falta de sujeción al régimen disciplinario. Además, los denuncié ante la Justicia por amenazas y daño calificado. Entiendo que quedó claro que no vamos a permitir ningún tipo de intimidación, y que seremos intransigentes con estas acciones. Y si eso implica ponernos firmes, eliminar antiguos privilegios y ponerle el cuerpo al cambio, estamos dispuestos a hacerlo.


¿Cuál es la postura que adoptan ante los casos de corrupción que involucraron a miembros de la cúpula de la nueva fuerza?

Nuestra postura frente a la corrupción, en cualquier escalafón de la fuerza, es tajante: tolerancia cero. Como primera medida sacamos a las brigadas de las comisarías, hoy todas las brigadas dependen de la Superintendencia de Investigaciones. A su vez, decidimos que todos los años van a cambiarse los comisarios. Es decir, que va haber migraciones todo el tiempo. Porque detectamos que el anclaje continuo de las mismas personas a un territorio de gestión generaban vínculos y situaciones que no ayudaban a generar mecanismos de mayor transparencia. Todo esto quiere decir que frente al primer indicio de que se esté cometiendo, o se haya cometido, algún ilícito, no nos va a temblar el pulso para apartar de su cargo a quien tengamos que apartar respetando la ley y los procedimientos correspondientes.


Una crítica del porteño hacia las fuerzas de seguridad es la falta de patrulleros, de personal, de trabajo territorial, que son cuestiones que se arrastran desde hace años. Hoy en día, ¿Cree que la Policía de la Ciudad cuenta con los recursos para suplir ese reclamo?

Justamente una de nuestras prioridades es dotar a la Policía de la Ciudad con todos los recursos humanos, el equipamiento y la tecnología para brindar un servicio eficiente y de calidad. En primer lugar incorporamos civiles en las comisarías para que realicen el trabajo administrativo que antes hacían los agentes. Eso nos permitió contar con más policías en la calle, a los que también les brindamos nuevos chalecos, uniformes e instrumentos de seguridad. Además, aumentamos la cantidad de patrulleros, motos, camiones y cuatriciclos a disposición de la fuerza, a los que equipamos con tecnología de punta: cámaras 360, sistema GPS, equipos de comunicaciones, computadoras. En consecuencia, tenemos más capacidad de realizar controles, allanamientos y operativos en toda la ciudad, de forma coordinada y con velocidad en la respuesta.


¿Cómo se capacitan los efectivos?

Todos los efectivos, tanto los de mayor antigüedad como los nuevos reclutas, se capacitan en el Instituto Superior de Seguridad Pública. Es un centro académico y de investigación de primer nivel ubicado en Villa Soldati. Allí, los oficiales se forman en la práctica profesional con cursos teóricos y prácticos, en el uso de elementos de seguridad, cuentan con simuladores de autos y motos para aprender a manejar en situaciones de riesgo, y hasta tienen acceso a una escuela de canes. Además, hicimos de la formación permanente un requisito imprescindible para acceder a un ascenso –incluyendo exámenes físicos, psicológicos y de aptitud-. Nuestra política es que el crecimiento profesional tiene que estar acompañado de una capacitación cada vez mayor.


¿Qué tipo de forma delictiva es la que se da en mayor medida en la Ciudad según índices que manejan en el Ministerio, o cantidad de denuncias recibidas en las comisarías?

Los ilícitos que más se registran son en general robos, en sus distintas modalidades. En segundo lugar hurtos, es decir que no implican un uso de la fuerza contra la víctima. Y en tercer lugar lesiones, por ejemplo de riñas.


¿Existe trabajo en conjunto con su par de Seguridad en Nación?

Por supuesto, nuestra tarea indefectiblemente requiere que trabajemos de forma conjunta tanto con las autoridades de Seguridad de la Nación como de la provincia de Buenos Aires. Los delitos no reconocen fronteras entre jurisdicciones y eso es algo que vemos permanentemente. El control conjunto a través del Anillo digital en los accesos y egresos de la Ciudad, es apenas una muestra. Trabajar en equipo no sólo es una obligación, sino también una necesidad estratégica. Afortunadamente tenemos un excelente vínculo tanto con la Ministra Bullrich como con el Ministro Ritondo, ya que los tres estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo por brindar cada vez mayor seguridad a la gente, y dar forma a fuerzas policiales transparentes y que rindan cuentas frente a la sociedad.


¿Por qué se creó el plan Comisarías Cercanas?

Comisarías Cercanas es una iniciativa pensada para escuchar las inquietudes de los vecinos con respecto a la seguridad, a través de reuniones en las comisarías los primeros jueves de cada mes. Lo implementamos porque nos parece que es fundamental que la gente nos acerque sus reclamos y sugerencias, y que haya un contacto más directo con la Policía. Y la realidad es que notamos que con estos intercambios logramos mejorar la seguridad de los barrios, porque son los vecinos los que, junto a la Policía, detectan las necesidades más importantes de cada zona. Por eso, son reuniones en las que más que para hablar vamos a escuchar. Esto nos sirve además, para confeccionar un Mapa del Delito.